sábado, 4 de junio de 2011

El llanto divino















Estoy oyendo, como cada noche, a mi vecin@ llorar a lágrima viva. No tiene ni siquiera dos años pero ya sabe muy bien lo que es sufrir. Pero lo que aquí es una desgracia, en Japón sería una auténtica bendición. El Naki Sumo es un concurso de llanto de bebés. Es una tradición japonesa que viene de 400 años atrás. Se lleva a cabo en el templo Sensoji de Tokio cada solsticio de primavera y su objetivo es alejar a los malos espíritus  y mantener sanos a los niños. Para participar, los padres tienen que llevarlos al templo donde luchadores de sumo amateurs los cogen en sus brazos y tratan de hacer que lloren lo más posible. El niño que llora antes, más fuerte y más tiempo es el que gana, cosa que dictaminan unos jueces que tienen la última palabra. Este año se han presentado 80 candidatos. El año que viene nos presentamos porque ganamos seguro!